Videos Porno Largos

Videos Porno Largos

Carla, follando por primera vez


Llegaba de unas ajetreadas vacaciones de mi natal monterrey para volver a las clases en mi nuevo colegio, compre el uniforme justo el día que lo necesitaba, pero gracias a esta causa no pude asistir a tiempo a mi primer día de clases, Así que heme ahí regresando a casa, un poco enojado y cansado de la caminata que di en vano con mi nuevo uniforme escolar y mi mochila al hombro, cuando veo por sorpresa a Carla, que les puedo decir de Carla, jamás la había visto de esa manera, mi vecinita y amiguita de juegos infantiles había creído mucho en estas largas vacaciones y cuando digo mucho, lo digo en serio; aun la recuerdo con coletitas cuando íbamos juntos a la primaria y después de una separación de secundaria pues ella casi tres años mas grande que yo me la encuentro en su uniforme de preparatoria de faldita cortita la cual denota en un par de piernas hermosas y bien torneadas, y un chaleco azul marino ligeramente ajustado que cobre sutilmente sus pechos que ahora crecidos reclamaban mi mirada insistentemente. La miro como idiota sin saber que hacer, ella aun no me ha visto pues cruza la avenida para ir a su casa, al parecer acaba de salir de la escuela, o simplemente no llego como yo. Me quedo como tonto parada en mi puerta mirándola y ella parece notarlo pues voltea a encontrar mi mirada, yo volteo como si no la estuviera viendo pero en el momento en que ella voltea me identifica y me llama casi gritando y se acerca a mi saludándome preguntándome que donde me había metido, que ya había crecido mucho y muchas cosas mas, yo solo hablaba como idiota tímido y no podía hacer otra cosa que mirar sus lindos ojos cafés. Como no podía casi ni hablar, decía cosas cortantes tratando de escapar jugando con las llaves de la casa para poder entrar y no hacer alguna idiotez como mirarle el escote o las piernas pero cuando abrí la puerta ella me dijo que si no la invitaba a pasar y no pude negarme; entre y nerviosamente llame a mama notando que iba de salida con una bolsa de mandado en la mano, al ver a Carla la saludo afectuosamente diciéndole cosas como: “que crecidita estas Carlita”, “ya eres toda una señorita””hace tanto que no te veíamos por aquí”. Mama se veía apurada en irse y así lo hizo, y lo peor es que le dijo a Carla que cuidara de mi, como si fuera un bebe, lo cual me molesto y me puso en un dilema –solo en la casa con Carlita, la linda vecinita ahora convertida en toda una mujer- “CARAJO”
La invite a sentarse y le ofrecí un refresco y después me senté a su lado, no sabia que decirle hasta que ella comenzó la conversación, me agarro el cabello y lo sacudió diciéndome: “mírate que crecidito estas, ya eres todo un hombrecito”. Yo solo le sonreía idiotamente contestándole tímidamente a cada pregunta que e hacia, “que si tenia novia”, “que si ya me gustaban las chicas” (que estúpida pregunta, casi cada día me la jalaba con fotos y videos pornos, pero no podía decirle cosas como esas). Después de un rato incomodo para mi Carlita estuvo calladita un rato haciendo un incomodo silencio, yo aprovechaba para mirarla, sus piernas sus pechos, su hermoso cabello rojizo, mi vista era jubilosa, mi mirada estaba obsesionada con sus labios carnosos que moría casi por besar; el silencio se hacia incomodo cada vez mas, hasta que ella lo rompió preguntando: ”oye te acuerdas de niños cuando nos bañábamos juntos?”
Me quede helado, idiotizado ante tal pregunta, por supuesto le respondí que ya no me acordaba y ella solo me miro sonriendo pícaramente y luego agrego para rematar: “yo si me acuerdo, y me acuerdo que no tenias nada de pelitos, dime… ya te salieron?”.
Como un orgulloso levante la quijada y le dije que si me habían salido ya, ye ya estoy grande, mi respuesta pareció prenderla pues se acomodo detrás mido y me movía como niña caprichosa diciéndome una y otra vez: “haber enséñame, enséñame”- Era una situación dura, pero que le puedes decir a una chica así, en una situación así?: “ok, pero tu me tienes que enseñar los tuyos”, Esa respuesta Salí hábilmente de mi boca pero funciono pues ella dijo que si al instante, congelado no tuve mas que cumplir y baje mi pantalón para que pudiera “estudiarme”, me puse frente a ella para que mirara, yo muriéndome de la vergüenza solo la veía, ella me miraba mi pene con mucho cuidado, y no decía nada, me inquiete un poco y me trate de subir el pantalón y ella me reclamo que no lo hiciera, que la dejara tocarlo, que podía decirle a una chica así en una situación así? “Ok tócalo como quieras”, no lo había tocado nadie mas que yo y sus suaves manos tocando inexpertamente mi pene me pusieron duro desde el principio, la mire y me di cuenta que era la erección mas grande que había tenido hasta ese momento, ella con sus dedos delicados la acariciaba y la tocaba tiernamente. Estaba excitadísimo y no podía correrme encima de ella así que le dije, le reclame: “ok ahora te va a ti”. Ella se sonrojo y se levanto frente a mi y me dijo con voz suave: “ok, te mostrare también”.
Me sentó en el suelo y por debajo de su falda se quito sus pantaletas, yo me volvía loco con solo mirarla y cuando levanto su falda casi logro explotar, pero no quería arruinarlo y me acerque a ella mirando su sexo , su hermoso sexo que frente a mi lograba sentir su aroma golpeando mi nariz, sus vellitos escasos alrededor de su virginal conchita me volvían loco, los quería acariciar, tocar, sentir, no pude mas y me acerque de mas tocando con mis labios su sexo, ella dio un gemidito sensual pero no me detuvo, así que comencé a lamerla, a comer esa deliciosa conchita, no tenia idea de cómo era el sabor de las vaginas pero esta me sabia increíble, podría haberla lamido por horas, su liquido lubricante golpeaba mi lengua y use mis dedos para poder encontrarle mas cositas adentro, ella comenzó agitarse y se corrió parada, sus piernas flaquearon y callo a mis brazos, le temblaban sus piernas y me abrazo, sentí sus pechos restregarse en mi cuerpo su cálido aroma cerca de mi, la tome del cuello y comencé a besarla de manera casi animal , como si el instinto se hubiera apoderado de mi, estaba listo para cogérmela pero tenia dudas i ella quería, me abalance a ella y no me detuvo, abrí sus piernitas y pude ver mejor su sexo, veía su rostro con chapitas coloradas y mirada deseosa, no podía detenerme a menos que ella me lo pidiera, y no lo hacia, restregué mi cálido e hinchado glande en su entradita vaginal y ella solo se estremecía, lo pase una y otra vez en su entradita vaginal, mojándola mi verga con sus dulces juguitos, lo hice repetidas veces hasta que escuche la dulce voz de Carlita pidiéndome que la penetrara, que la cogiera; así lo hizo entre poco a poco en ella y veía sus expresiones, era su primera vez al igual que la mía, sentía un ligero dolor combinado con placer en la punta de mi verga, pero no importaba estaba atento a las expresiones de Carlita la cual solo dejaba salir de su linda boquita gemiditos con los ojitos cerrados, me atreví a dar mas y mas hasta que sentí que mi pene estaba dentro de ella, ella me abrazo a su cuerpo y gemía, sentía su calor y me quede estático un momento, instintivamente sentí que debía mover mis caderas y así lo hice, comencé un vaivén rítmico, primero lento y luego mi ritmo se aumentaba mas y mas, no veía la carita de Carla pero lograba escuchar como su voz dulce se transformaba en gemidos y alaridos de placer en cada embestida, ella me grito que se correría que sus piernas le temblaban y al igual que a mi no pude resistirme y explote dentro de ella, jamás había sentido un orgasmo de esa manera tan fuerte, el oírla gritando de placer combinada con mi éxtasis hicieron que el orgasmo fuera casi eterno; terminamos abrazados en el suelo unos minutos, perdidos en el placer como encantados, me incorpore un poco para mirar la carita de Carla que de sus mejillas resbalaban unas lagrimas pero una sonrisa que me tranquilizaba, me dio un dulce beso en los labios, sintiendo la dulzura de una Diosa con ella. El timbre sonó y el encanto se acabo, rápido como niños asustados nos acomodamos las ropas y limpiamos superficialmente los fluidos y el sudor derramado, abrí la puerta y era mi mama regresando del mercado, me pregunto que por que estaba tan rojo a lo cual lo único que pude decirle es que hacia mucho calor en la casa. Carla un poco ruborizada se despidió de mi mama a lo cual mama le dijo que no podía visitar cualquier día que quisiera, para “cuidarme” y Carlita me miro con esos dulces ojos cafés y sonrió diciendo: “Claro, vendré todos los días para cuidarlo bien”


Soy dueño de esta polla, damas ofrecido por serviporno.com



peliculas 1 sms



Carla, follando por primera vez
Comentarios (0) :                                                                                                 Ver más videos

Escribe aquí tu comentario:
Nombre:
E-mail: (opcional)
| Olvidar

Bookmark and Share
Carla, follando por primera vez


barra abajo

Videos Sexo Largos - Contenido para adultos, debes ser mayor de edad para visualizar esta página web. Todas las imágenes mostradas son capturas reales de actrices que conectan habitualmente. Todas las actrices son mayores de edad. La información facilitada sobre ellas puede no ser correcta.Información sobre el prestador del servicio | Contacto propietario del website

videos porno largos